Categories

Most Popular

Most Viewed

Cualidades que debe tener un buen cerrajero

Cualidades que debe tener un buen cerrajero

Como con cualquier profesional, valoramos mucho la experiencia

La suma de todas las acciones emprendidas nos permite tener una visión amplia de cualquier problema. Para los profanos del sector, los asuntos relacionados con los mecanismos de seguridad, las cerraduras y cuestiones similares son magia negra.

Mientras tanto, un cerrajero experimentado se toma un momento para notar exactamente cuál es la falla y luego qué hacer para deshacerse de ella lo más rápido posible.

Es importante destacar que, a pesar de las apariencias, la experiencia no va necesariamente unida a la edad madura. Si así fuera, ¿Cómo podríamos confiar en cerrajeros jóvenes y dinámicos? Insistimos: también ellos pueden ser a veces muy experimentados para su edad.

Todo es cuestión de los trabajos realizados. Si te interesa el bricolaje desde joven y puedes aprender a un ritmo rápido, puedes convertirte en un profesional capaz de encontrar la mejor solución en cada situación.

Precisión

Un cerrajero dispone de muchas herramientas profesionales que una persona normal no podría manejar.

En primer lugar, por su falta de formación y, en segundo lugar, por su carácter específico. Esto se debe a que los cerrajeros tienen que ser muy precisos. Los efectos de su trabajo pueden no ser tan visibles, pero la precisión tiene una importancia para la sensación de seguridad.

Un cerrajero profesional está obligado a realizar cada trabajo con atención al detalle, a no cometer errores de descuido, a no destruir mecanismos ni a utilizar sus herramientas de forma imprudente. En esta situación, busca profesionales precisos y valóralo.

Ambición

La precisión y la experiencia no sirven de nada si faltan la ambición y la pasión. ¿Por qué? Porque los cambios en el mercado son extremadamente dinámicos y requieren un desarrollo constante. ¿Y qué si aprendiste a abrir coches sin llave hace 10 años, cuando hoy la tecnología está mucho más avanzada?

Cada trabajo, como la apertura de emergencia de un vehículo o la sustitución de una cerradura antirrobo, requiere conocer las actualizaciones del sector. Los nuevos productos implican nuevos conocimientos. Se necesita formación, debates con otros profesionales.

A los cerrajeros que no quieren estar al día con el mercado no se les puede atribuir el 100% de compromiso y profesionalidad. Los mejores y dignos de ser recomendados son aquellos cuya ambición y ética les dicta la actualización de sus conocimientos.

Discreción

Un cerrajero es una profesión específica. No es de extrañar que para algunos trabajos se necesite una licencia. Si se pueden manejar herramientas de apertura de cerraduras que no están al alcance de todos, y abrir todos los coches y pisos es cuestión de minutos, surgen asociaciones naturales. Sí, no es raro pagar a los cerrajeros por los robos controlados.

Sin embargo, no se trata de ladrones, sino de profesionales que dejan de lado la curiosidad. Detrás de un cambio de cerradura u otro servicio similar, suele haber un drama: un robo, una ruptura familiar, un hurto, el temor por la seguridad de los seres queridos, etc. El papel del profesional es, pues, ayudar sin hacer preguntas innecesarias. Esto es probablemente obvio cuando queremos pagar a alguien para que abra nuestra caja fuerte sin un código o clave.

Movilidad

Otra característica deseable de un cerrajero profesional es la movilidad. Los fallos de las cerraduras y otras situaciones similares nos sorprenden la mayoría de las veces en las circunstancias menos esperadas y favorables, cuando simplemente no hay tiempo suficiente para ir a un punto estacionario.

Por lo tanto, es bueno que un cerrajero pueda llegar a tu casa o a otro punto designado, incluso de noche o en otros momentos inusuales.

Cuando la seguridad está en juego, el tiempo es esencial. Así que apreciamos a los cerrajeros que, sin cobrar sumas horrendas de dinero, llegan a la casa del cliente para ayudar a resolver el problema en cualquier momento, en el acto.

Comportamiento ético

La experiencia, la precisión, la discreción, etc. son importantes, pero no olvidemos la ética. Se trata de situaciones profanas, como el precio. Es difícil ver con buenos ojos a un profesional que infla mucho sus tarifas, desproporcionadas con la calidad. No nos aprovechemos de la ignorancia y la desesperación de los demás. Los clientes se preocupan por el tiempo, pero eso no significa que se les pueda imponer todo.

Un buen cerrajero no venderá un mal producto describiéndolo en términos elogiosos. No cumplirá una orden sin la debida diligencia. Esto simplemente no estaría dentro del marco de sus creencias de valor personal.

Comunicación

Una cosa aparentemente menos importante, pero que es muy apreciada por los clientes. A la mayoría nos gustan simplemente los profesionales amables y, sobre todo, capaces de explicar la avería y las medidas adoptadas. No se trata de explicar al cliente todos los entresijos, sino de indicarle humanamente por qué está pagando concretamente y por qué es tan importante para la seguridad. Seamos un poco más amables los unos con los otros y entonces el mundo será realmente un lugar más agradable para vivir. ¿Suena trivial? Entonces, piense en la frecuencia con la que juzga un servicio principalmente por el trato que recibe. La simpatía y la franqueza pueden ganarse a la gente. Si esto va de la mano de las demás cualidades de un profesional, podemos hablar de un profesional completo.

5/5 - (17 votos)

    Deja un comentario

    Tu correo electrónico no será publicado.*

    18 − 4 =

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

    aceptar