Categories

Most Popular

Most Viewed

Consejos para reparar o sustituir un toldo

¿Cuáles son los mejores consejos para reparar un toldo?

Instalación y reparación de toldos

Los toldos están constantemente expuestos a las inclemencias del tiempo y a veces pueden requerir reparaciones o la instalación de toldos nuevos.

Uno de los mejores consejos es realizar la reparación lo antes posible y limpiar bien el material antes de empezar, cuando recurres a profesionales estos miden el tamaño de la zona dañada para determinar el tipo de material de reparación adecuado. En ocasiones utilizan parches para las zonas grandes y cinta adhesiva para los pequeños agujeros y desgarros.

Es importante reparar el toldo tan pronto como se descubra un problema para evitar más daños.

Ten en cuenta que reparar una zona pequeña con cinta o adhesivo es relativamente sencillo en comparación con desgarros más grandes. Si la zona dañada es demasiado grande, puede ser necesaria una sustitución completa de la lona.

¿Cuándo sustituir el toldo?

Los toldos son uno de esos productos que pueden durar muchos años. Pero, por desgracia, como todo en la vida, también tienen fecha de caducidad. No es fácil adivinar cuándo hay que sustituir el toldo, pero hay algunas señales que indican cuándo hay que hacerlo.

¿Cuándo sustituir el toldo?

Para maximizar la seguridad y la protección de tu toldo, a continuación, te presentamos 4 señales que indican que debes reemplazar tu toldo:

Signos de daños

Una de las señales más seguras de que debes reemplazar tu toldo es si encuentras daños en la propia estructura.

Los toldos se fabrican con marcos de aluminio resistentes y pueden durar toda la vida si se mantienen adecuadamente. Pero si tu toldo ha sufrido mucho viento, lluvia y nieve, su esperanza de vida puede haber disminuido. Además, si algunos de los daños incluyen el desprendimiento del toldo de la estructura, se debe desmontar lo antes posible. Un toldo desprendido puede ser extremadamente peligroso y puede causar lesiones graves.


Requieren mucho mantenimiento

Otra forma de saber cuándo necesitas reemplazar tu toldo es si notas que es de alto mantenimiento. Aunque no se trata de un problema funcional del toldo, si no te gusta, deberías considerar su sustitución.

Todos los toldos requieren un cierto nivel de mantenimiento, pero no debe parecer una tarea pesada.

Así que, si tienes un toldo retráctil, pero no lo retraes muy a menudo, considera la posibilidad de invertir en un toldo fijo. Un toldo fijo también te asegurará que no tengas que lidiar con problemas de motor en el futuro.

No sólo tendrás la comodidad de pasar de la luz del sol a la sombra con sólo pulsar un botón, sino que, al replegarse, estará menos expuesta a los elementos y, por tanto, requerirá menos limpieza. Ten en cuenta que deberás realizar una ligera limpieza mensual, pero no tendrás que cepillar los residuos con tanta frecuencia como con un toldo fijo.


Signos de envejecimiento

A menos que tu toldo sea muy antiguo y haya estado sometido a muy malas condiciones meteorológicas, lo único que habrá que sustituir es la lona.

La lona de un toldo suele tener una vida útil más corta que las estructuras de los toldos. Aunque son bastante robustos y pueden durar varios años, no son completamente inmunes al desgaste.

Los tejidos de los toldos a veces son propensos al moho. El moho es bastante peligroso si estás expuesto a él durante mucho tiempo, por lo que deberías invertir en un producto anti moho o contactar con un profesional para sustituir la lona por completo.

Otros signos de envejecimiento son los desgarros en el tejido debidos a la caída de ramas o a la intemperie, o los daños causados por el sol. Si se ha producido alguno de estos signos, puede ser prudente invertir en un tejido más nuevo. También te dará la oportunidad de renovar tu propiedad.


Problemas de funcionalidad

Otra señal de que puede ser el momento de sustituir parte o la totalidad de tu toldo es si tiene problemas de funcionamiento. Por ejemplo, si tienes un toldo retráctil que ya no se extiende o retrae, puede tener problemas eléctricos o de motor.

Afortunadamente, los toldos suelen tener garantías largas, y es probable que sólo tengas que repararlo en lugar de tener que reemplazarlo todo.

Aunque los toldos pueden durar muchos años en función de las condiciones meteorológicas que hayan soportado, llega un momento en que es necesario sustituirlos. Pero a veces es la tela del toldo la que puede necesitar un cambio de imagen.

Las estructuras suelen durar más que las telas (que pueden hasta 25 años), así que asegúrate de preguntar a los profesionales de los toldos antes de tomar cualquier decisión importante.

Si quieres que tu toldo dure el mayor tiempo posible, es importante realizar un mantenimiento regular. Pero si te encuentras en una situación en la que necesitas sustituirlo, no dudes en ponerte en contacto con expertos en toldos.

3/5 - (2 votos)

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*

    14 − dos =

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

    aceptar